V Liga Gallega de Fútbol Americano: Santiago Black Ravens 29-14 Towers

18

Tarde clara y soleada en Santa Isabel para acoger, lo que se presumía iba a ser uno de los grandes partidos de la temporada,  en la Liga Gallega de Fútbol Americano.

Contrariamente a lo habitual, en esta ocasión pude llegar con el tiempo suficiente para ver el calentamiento de ambas escuadras antes del choque, y tirar unas cuantas fotos de ese momento de concentración previo a la batalla.

Es muy pedagógico ver el grado de concentración de cada jugador, los diferentes estilos en los discursos previos al sorteo inicial y disfrutar de la parafernalia que envuelve a este deporte, que es también un deporte de gestos. No se ejecutan hakas al estilo maorí, pero tanto los gritos de ánimo, como los silencios absolutos, dan muestra de lo en serio que se se toman cada partido los equipos de la liga. Es de agradecer esa entrega absoluta.

_mg_6033

Después de ver el resultado de los enfrentamientos previos de ambos ante el tercero el discordia, los Guardians de Vigo, era evidente que en este partido se iba a cortar el bacalao.

En el primer enfrentamiento entre ambos equipos en esta edición de la liga, los Black Ravens habían presentado su candidatura al título llevándose una victoria a domicilio de la casa de los campeones, en un partido con un resultado corto en anotación y bastante igualado, lo que me hacía suponer que las defensas habían impuesto su ley ante los ataques de ambos equipos.

Yo guardaba todavía en la retina la exhibición de los Black Ravens ante los Guardians, de la que dí cumplida cuenta en la crónica precedente. Esperaba esa misma actitud y esa misma concentración en este choque, teniendo además en cuenta, la importancia que podría tener el mismo, en la resolución final del campeonato.

Un tiro en el pie

Comenzó el partido con posesión de los Black Ravens que pillaron por sorpresa con una jugada de engaño preciosa a la defensa de los visitantes, lo que los colocó de buenas a primeras en territorio Tower. Tres buenas defensas de las campeones pararon en seco a los locales que, en una gran posición dentro del campo visitante, declinaron incomprensiblemente jugarse un cuarto down, con el consiguiente cabreo del staff técnico que había previsto esta situación previamente y había indicado jugar el down si se llegaba a producir.

Este fue la primera metedura de pata en una primer cuarto que fue un suplicio para los aspirantes Ravens.

Una desafortunada acción en el primer drive defensivo se saldó con la expulsión del partido de uno de los puntales de la defensa. A veces controlar las revoluciones puede ser difícil, pero Black Ravens deben aprender de los errores, los veteranos han de dar sosiego ante la adversidad y no convertirse en parte del problema. Sólo el trabajo de aquellos que mantuvieron la compostura después de este incidente consiguió mantener a flote a la nave Raven.

Mathy #30 inconmensurable todo el partido, sin perder la concentración en ningún momento, poniendo el ancla cuando la nave se tambaleaba y llamando al orden y a la concentración, Koti #12, reponiéndose tras haber sufrido algún desajuste en la cobertura en los primeros drives, con coste de yardas, para resurgir como un titán más adelante, Gandhi #3, Cebe #24, Jairo #47, Cancela #45 consiguieron contener la hemorragia lo suficiente, para que la terapia llegase a tiempo y el paciente no palmase cuando tenía todas las papeletas para ello.

Otros se dejaron arrastrar por los acontecimientos y dejaron que se abriese una brecha en la confianza del equipo que pudo costar muy cara.

Los Towers se aprovecharon del caos en el que se había convertido el rival y en un primer cuarto soberbio, subidos a lomos de Ariel Lareo #99, un RB del tamaño de los gigantes que viven al norte del muro en Juego de Tronos, castigaron una y otra vez a la defensa local que no encontraba la llave para parar la sangría.

Centrando la atención de la defensa en Ariel, los Towers golpearon con la velocidad de David Pérez #21, un rayo que aprovechaba el campo abierto por el gigante Ariel para masacrar con su velocidad a la línea Raven y hacía trabajar duro a la secundaria para poder frenarlo.

Consolidado el juego de carrera, poniendo a la defensa Raven donde pretendía su game plan, llegó el momento para que Carlos Pastoriza #8 soltase el brazo y pillase por sopresa a una defensa que en esos momentos estaba fuera del partido. Brais Prieto #13 aprovechó los lanzamientos profundos de su QB y los Ravens eran un trapo en manos de los Towers.

El primer cuarto terminó 0 a 14 con un dominio absoluto de los campeones sobre los locales.

El ataque Raven estaba atascado. La línea defensiva de los Towers llegaba una y otra vez hasta Ricardo García Paniagua QB #4, que o bien lanzaba forzado y era interceptado, o bien tenía que salir a la carrera intentando ganar algunas yardas en jugadas rotas.

Una bocanada de aire 

El segundo asalto trajo un pequeño respiro para los locales. La defensa comenzó a funcionar. Una intercepción de Koti #12 y varios pases desviados por la secundaria comenzaron a sembrar la duda en los campeones, cuyo juego de carrera también comenzaba a atascarse.

En esto apareció el de siempre: Pablo “Gandhi” Gandarillas #3 que aprovechó un hand off ejecutado a la perfección, para romper a la defensa visitante por todo el centro y lanzarse como un cohete en pos de las diagonales.

Todavía tuvieron los locales una chance para colocar el empate en el marcador antes del descanso pero por centímetros un pase envíado por el QB local no fue atrapado en la end zone. Tal vez hubiese sido demasiado premio para lo visto hasta ese momento en el terreno de juego.

Templanza

Llegó el descanso y, mientras los Towers se retiraban al vestuario, los Ravens rodearon a su QB, Ricardo García Paniagua, que demostró que los años de trabajo invertidos por muchos que le han guiado, y por él mismo, en su formación en lo que a este deporte se refiere, no han caído en saco roto. Como decía Silvio Rodríguez en La Canción del Elegido: “Lo más terrible se aprende enseguida y lo hermoso nos cuesta la vida.”

Ricardo utilizó el tempo perfecto, sosegado pero firme, encontrando la palabra precisa, hablando desde el corazón. Habló del esfuerzo y del trabajo que mucha gente pone alrededor de los Black Ravens, explicó a sus compañeros que esa gente no se merecía la imagen que el equipo había dado en la primera parte del partido. Que esa sombra que se había arrastrado por el campo en la primera mitad no eran los Black Ravens, que ellos eran otro equipo y que lo sabían. Que quedaba un mundo por delante para demostrar quienes eran, y que tenían que hacerlo, por ellos mismos y por todos aquellos que, de un modo u otro, aportan su granito de arena al proyecto. Sin aspavientos. Los Black Ravens llegaron al descanso con un QB y salieron de él con un líder. No fue un mal negocio.

El tercer cuarto

La transformación que el partido sufrió tras su reanudación fue tal que nadie diría que lo visto en la primera mitad hubiese sucedido. El tercer cuarto que ejecutaron los Ravens, tanto en defensa como en ataque pasará a la historia del equipo como uno de los mejores jugados nunca sobre la hierba de Santa Isabel.

Towers lo intentaron todo, pero la actitud de los Ravens, la implicación de todos y cada uno de los jugadores de la plantilla fue simplemente imposible de manejar por la escuadra  visitante.

La defensa se convirtió en un muro impenetrable, forzó dos fumbles (uno de ellos en un soberbio strip sack de Rubén “Cobra” Alonso #6, al más puro estilo Von Miller) que contuvo el juego de carrera de los Towers e imposibilitó su juego aéreo.

El ataque liderado por un Ricardo García Paniagua #4 espectacular, dando ejemplo tras las palabras del descanso, se convirtió en un ciclón imposible para la defensa de los campeones. Gandhi #3 con sus tres TD tomó el relevo anotador en este partido aprovechando el trabajo de sus compañeros y tanto Cebe #24, como Koti #12 y Wally “Lacy” Valero #23 (con una anotación memorable en una recepción acrobática), fueron dando estocadas a una defensa visitante impotente ante el arsenal de opciones del ataque local.

El 22 a 0 de parcial de este tercer cuarto lo dice todo.

En el último cuarto unos Towers que no bajaron la guardia en ningún momento lo intentaron, pero la defensa local y el cansancio que había hecho mella en ambas escuadras, hicieron que el marcador no se moviese hasta el final.

Los Black Ravens que venían de un 0 a 14 en el primer cuarto le endosaron a los campeones un parcial de 29 a 0 para cerrar un partido que se recordará durante mucho tiempo por el buen hacer de ambos equipos sobre el terreno de juego.

Enhorabuena a los Towers por su saber hacer, su fair play y por no bajar los brazos en ningún momento.

Enhorabuena a los Black Ravens por la victoria, sí, pero por encima de todo por haber encontrado, por fin, una verdadera identidad.

_mg_6557

Feliz año a todos los aficionados al fútbol americano en Galicia.

A la vuelta del año, más y mejor fútbol, si fuese posible.

Ahora solo falta que Aaron Rodgers y mis Packers tomen Detroit en el Sunday Night Football…Kings of the North!!!

Si quieres ver el resto de las fotos PULSA AQUÍ.

Anuncios

V Liga Gallega de Fútbol Americano: Santiago Black Ravens 52-7 Vigo Guardians

“Después de cada Guerra


alguien tiene que limpiar.


No se van a ordenar solas las cosas,


digo yo.
”

Fin y principio, Wislawa Szymborska

15129433_1236449689763882_6372054468537612860_o

De vuelta en Santa Isabel para otro inicio de competición, como locales, de los Black Ravens, que recibían a los Guardians en la 2ª jornada de la LGFA. Los Black Ravens venían de ganar a domicilio a los Towers, vigentes campeones por un resultado de 8-18 en la jornada precedente, dando un giro en el inicio de la presente campaña, a lo acontecido en el último enfrentamiento entre ambas escuadras en la IV edición de la LGFA que supuso la virtual consecución del título, refrendada más adelante, para los Towers.

Hablábamos en aquella crónica del gran trabajo de la defensa de los Ravens y de la unidimensionalidad trágica de su ataque: los Ravens de la IV edición de la LGFA eran más planos que la tierra antes de Colón, balón a Gandhi en el 90 % de los hand off y a buscarse la vida. No se sabía si había orquesta porque no había batuta o, al menos si la había, los espectadores estábamos completamente sordos porque no escuchábamos ninguna melodía (y, al menos yo, no me parezco a Beethoven, ni por asomo).

La frustración del equipo era evidente. Cuando todo bascula sobre una pieza y esa pieza falla, se lesiona, no se puede contar con él, el edificio se viene abajo, se derrumba: eso eran los Ravens en la pasada edición de la LGFA: un barco sin timón, los restos del naufragio, los escombros tras la demolición…una simple cuestión de tiempo.

_mg_5510_mg_5542 _mg_5583 _mg_5591

A veces es necesario tocar fondo para tener perspectiva sobre la situación. Como diría el flamante Premio Nobel de Literatura 2016: “…and watched out for a simple twist of fate.”

Y eso es lo que les ha sucedido este año a los Black Ravens: un giro del destino. Han salido renovados de las llamas que los consumieron en la pasada edición de la LGFA para convertirse, naciendo de sus propias cenizas, en un fénix demoledor que, cimentado en las virtudes que yacían en los rescoldos de las brasas, en su innegablemente poderosa defensa, se han reconvertido por completo en ataque, ofreciendo una cantidad de variantes que colapsaron completamente la respuesta de unos Guardians que se vieron incapaces de intuir que se habían metido, sin percatarse, en el ojo del huracán.

Con el silbato inicial llegó la lluvia a Santa Isabel en forma de chaparrón y para los visitantes no dejó de llover durante todo el partido: Ricardo García Paniagua “Cherubini” #4, QB de los Ravens, se puso a los mandos de la unidad ofensiva y comenzó el recital de juego de los locales.

_mg_5623 _mg_5874 _mg_5910

Ricardo ha crecido de forma exponencial esta temporada. Siempre había tenido buena visión de juego, pero la duda en la toma de decisiones en momentos puntuales le restaba confianza en su juego, además de hacerlo asumir mucho castigo innecesario por parte de los rivales. Pero este Ricardo no es el que era, este QB es una versión 2.0 que no arriesga la bola, que corre cuando tiene que hacerlo y que tiene un láser en la manos que lanzan el balón a sus receptores en el momento preciso para facilitarles el trabajo y con una puntería del tipo Aaron Rodgers is in DA HOUSE!!!

Con Ricardo como bisturí, la ofensiva desplegó las variantes de pase y carrera a placer, con un trabajo excelente por parte de todo el elenco de armas disponibles: Ignacio Valero Pradera “Wally” #23, Iago Castro Charlón “Swaggerback” #87, como no Pablo Gandarillas García “Gandhi” #3 (que sigue haciendo lo que quiere, cuando quiere…)

Pero por encima de todos, en este partido, un titán llamado David Cebeiro Castro “Cebe” #24, que se transformó durante todo el choque en un imán que el balón no tenía posibilidad de esquivar: 4 TD, 3 INT, una pila de yardas de carrera, de recepción y de retorno en las intercepciones que lo convirtieron en el protagonista absoluto del partido.

_mg_5651 _mg_5768Evidentemente, sus números son el reflejo del trabajo sordo de sus compañeros (bloqueos, marcajes de la defensa a otras piezas de la ofensiva que le daban más tiempo tanto a él como a Ricardo de conectar, etc). Esto, por si alguien no lo sabe, es un trabajo de EQUIPO, y eso es lo que son los Ravens este año: un EQUIPO.

_mg_5667_mg_5669¿Qué ha cambiado?

Pues en primer lugar y, sin duda algo fundamental en este deporte, es que se ve algo de lo que carecía la versión anterior de los Ravens: ORDEN. Se nota este orden tanto en los pequeños detalles (organización en la banda, con criterios claros a la hora de formar los grupos para analizar las situaciones que se van dando durante el partido), como en los grandes (un playbook muy bien trabajado, unos jugadores implicados, una buena ración de DISCIPLINA).

_mg_5564

_mg_5666

¿Quienes son los artífices de este cambio?

Pues, sin duda, al margen de los jugadores que son los verdaderos protagonistas, el nuevo staff técnico encabezado por José “J” Jiménez Soriano, Head Coach, convertido en una especie de Lombardi o Landry con ese toque vintage que le confiere el fedora con el que cubre su cabeza (como solían hacer los más grandes en los tiempos míticos de este deporte). Muy bien secundado en la banda por Dani, James, el ,todavía en proceso de recuperación, Fernando y compañía. El trabajo ofrece resultados. Como decía el gran Vince Lombardi: “La medida de lo que somos es lo que hacemos con lo que tenemos”.

_mg_5890 _mg_5742 _mg_5684 _mg_5930

Los Ravens, el pasado domingo, fueron una apisonadora total ante la que, unos valientes Guardians, no pudieron hacer nada. Solo en las postrimerías de la primera mitad el coraje de los vigueses les dio la posibilidad de anotar su único TD del partido gracias al empuje y al coraje de su RB Iago Auburg Ferreira #23, que se batió el cobre toda la tarde contra la correosa defensa local que sólo concedió esa anotación y la consecuente transformación del punto adicional.

_mg_5750 _mg_5754 _mg_5882

A destacar también el enorme esfuerzo realizado por el QB visitante Ismael Costas Fandiño #1 que tuvo la desgracia de sufrir una lesión en la segunda parte del choque. Desde aquí le deseamos una pronta recuperación.

El resto del menú lo pusieron los Ravens: 24 puntos en la primera mitad y 28 en la segunda. La defensa en su nivel habitual poniendo los cimientos. El ataque haciendo su trabajo: CONSTRUIR.

Resultado final 52 a 7.

El fútbol, el de verdad, ha vuelto a la ciudad…

Si quieres ver más fotos del partido PULSA AQUÍ.

 

 

 

 

 

 

 

 

IV LGFA: Black Ravens 0-12 Cazuza Towers

Captura

El último día de enero Black Ravens y Towers se enfrentaban en Santa Isabel en un partido que iba a dilucidar, con permiso de Guardians y Bestas, el ganador de la IV LGFA.

La tarde hizo un guiño al juego. Chispeó en algún momento pero, en general, la climatología se alió con el espectáculo permitiendo que la hinchada, tanto la local como las animadas hordas cascarilleiras, disfrutasen del envite.

24759225855_61f254c1cd_z

Llegaron los Towers enfundados en esa segunda equipación que provoca una ganas locas de subrayar los apuntes y se trajeron además a su propio equipo de cheerleaders, innovación en la competición, que animaron desde la banda visitante durante todo el partido.

Los Black Ravens llegaban al partido mermados por la lesión del Gran Capitán Fer, por algún que otro sancionado y por un par de ausencias notables en su línea ofensiva que a la postre fueron definitivas para el desenlace del choque.

24391564799_9f0305af25_z
Black Ravens

24132386393_106fca9824_z
El espíritu de Fer

El drive

Se inició el partido con posesión para el equipo visitante que consiguió establecer un juego de carrera constante provocando una sangría continua en la línea defensiva de los campeones. Tanto Ramiro Edreira Pato #20 como David Pérez Villar #21 conseguían leer perfectamente los huecos que su línea iba horadando en la defensa Raven para sumar un primer down tras otro llevando al equipo profundo en terreno local.

24733015586_1229ef5dfd_z
Ramiro Edreira Pato #20

24759235805_7fedec53f5_z
Ramiro Edreira Pato #20

24391591119_538cd7b4ba_z
4º down: QB Sneak Carlos Pastoriza #8

Ravens reaccionaron forzando un cuarto down que resolvió el ataque local con un sneak de su QB Carlos Pastoriza #8 colocando a los Cazuza Towers en la red zone de los campeones.

Un drive impoluto sustentado en la carrera, primer down en la red zone de los Ravens, los campeones ajustando la caja para frenar a los aspirantes y voilá: los fosforitos atacan directos a la yugular. Carlos Pastoriza #8 encuentra a Brais Prieto Mexigos #13 que gana la partida a su par en la end zone local: TD. Demoledor ejercicio de cirugía. No hay conversión de punto extra. Los Towers se adelantan en el marcador por 0 a 6.

24641448202_eb23fc3cd6_z
TD: Brais Prieto Mexigos #13

Un error de apreciación

Lo que sucede en el campo se queda en el campo. El drive que realizaron los Towers obtuvo un merecido premio con una anotación que, sin embargo, no debió haber subido al marcador. Pero desde tribunas como esta no rearbitramos los choques, sólo intentamos ser objetivos.

Yo estaba apostado en la parte de atrás de la end zone de los Ravens junto al backjudge y, sobre el terreno de juego, mi impresión ya había sido la de que el balón capturado por Brais había tocado el suelo. 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Incompleto (Incogno Art Photography)

Esto no es la NFL, no hay challenges ni tenemos la tecnología que nos permita corregir errores de apreciación, que se producen y que son asumibles porque todos sabemos que errar es humano y que la labor arbitral en este deporte es complejísima y desde aquí ya hemos hecho énfasis, hemos destacado en repetidas ocasiones, el gran nivel del arbitraje en nuestra liga. De hecho otros errores de apreciación durante el mismo choque fueron solventados tras la reunión de los árbitros que cambiaron algunas de la decisiones que habían marcado en primera instancia, con buen criterio.

¿Qué hubiese sucedido si se hubiese pitado el incompleto? ¿Hay vida en Marte? ¿Volverá Tebow a jugar en la NFL, Vik? ¿Panthers o Broncos? y bla, bla, bla…

No importa. Es una tontería hacer cábalas sobre algo que ya es inamovible. Towers hubiesen tenido todavía otras tres oportunidades más y, reitero, su drive había sido ejemplar y merecedor del premio cosechado.

No obstante (y tómese este comentario completamente al margen de lo sucedido en la jugada narrada en los párrafos anteriores) tal vez en partidos como el disputado el domingo y, sin dejar de aplicar el reglamento (evidentemente), los árbitros, como jueces máximos de cada acción sobre el terreno, deberían ser capaces de contemporizar, de dar sosiego y mesura, a unos jugadores que están al doscientos por cien, jugándose un campeonato a cara de perro, pero con hombría y caballerosidad (comportamientos que no siempre se garantizan sobre un terreno de juego) y que necesitan, en ocasiones, de un desahogo verbal, que no siempre puede traducirse en una falta por conducta antideportiva. Faltar al respeto al oponente no debe permitirse. Que los jugadores hablen debe tolerarse.

Un árbitro ha de decidir y solucionar un conflicto entre partes y velar por el cumplimiento del reglamento y para resolver este conflicto ha de sosegar, nunca crispar, los ánimos. Creo que todo el mundo debería reflexionar al respecto. Los jugadores intentando frenar sus impulsos, los árbitros tomándose un instante antes de hacer volar el pañuelo.

A la proliferación del amarillo sobre el césped de Santa Isabel tuvo la jocosa ocurrencia, mi gordo Vik, de llamarlo “la Kleenex Bowl” aunque él lo escribió con C (y no con K) porque sus tissues deben de ser de los chinos…

“Muchas veces ayudó una broma donde la seriedad solía oponer resistencia” un tal Platón. (Linebacker)

IMG_8222

nfl_penalty_flag
¡Marchando uno para el escribidor!

Como íbamos diciendo…

Tras este primer drive dinámico y certero pergeñado por los Towers el partido se convirtió en una master class de ambas defensas.

La de los Towers contenía los intentos de la línea ofensiva de los Ravens por abrir huecos que permitiesen a John Persons #6, Pablo Gandarillas #3 e Ignacio Valero #23 conseguir primeros downs. Sólo el potencial atlético de Gandhi #3 conseguía imponerse en algunas ocasiones a la defensa blue.

24733077436_75de1693d9_z
Gandhi #3

24666765811_dc2547ef7f_z
Gandhi #3

24642448802_90a42cf665_z
Gandhi #3

La de Ravens ajustó lo necesario tras el primer drive y se convirtió, desde mi punto de vista, en la gran protagonista del partido, hasta que la banda de los Ravens decidió cometer suicidio…

Naufragio

Con 30 segundos por jugar del segundo cuarto, el ataque de los Black Ravens decide, en tercer down y en su propia yarda 20, pedir un tiempo muerto.

No entendí en ningún momento la lógica que tenía esta decisión tomada (o consentida) desde la banda. En todo caso, creo que lo más apropiado hubiese sido jugarse ese tercer down con el tiempo muerto todavía en el bolsillo y, en caso de conseguir un primer down, pedir entonces el tiempo muerto para jugarse la última bola de la primera mitad, o declinar si la situación llegase a cuarto down.

¿Qué beneficios tuvo esa decisión?: Cero.

Lo que ya no puedo clasificar con ningún adjetivo que no raye lo soez, es lo que sucedió a continuación: Black Ravens no sólo no lograron un primer down, sino que decidieron jugarse un cuarto down en su propia yarda 20 y con tiempo para el adversario en caso de  fracaso (20 segundos todavía en el marcador). Resultado de todo este estropicio: turnover on downs y posesión para los Towers en la yarda 20 de los Ravens con 12 sergundos por jugar.

Lo que me pregunto es: ¿Para qué se pidió ese tiempo muerto en tercer down? ¿No hubo una instrucción clara por parte del staff de que, en caso de no conseguir un primer down, habría que declinar y alejar el peligro de la end zone? ¿Se han convertido los cuervos tricampeones en un pollo sin cabeza?.

En un partido normal esto sería un error grave.

En el partido en el que te estás jugando el campeonato y, hasta ese instante, tienes el average a favor (Black Ravens trajeron del partido de ida una ventaja de 7 puntos) esas dos decisiones, absolutamente inexplicables, te han costado con casi total seguridad, el campeonato.

Se abre un tiempo para una profunda reflexión en la organización capitalina. Desde el terreno de juego, involucrados en el fragor de la batalla, es fácil que los jugadores puedan equivocarse. Para eso está el staff técnico y, en último lugar, el head coach.

Si el capitán no consigue mantener el rumbo, el barco va a la deriva y el naufragio está garantizado.

Hundimiento

Cazuza Towers no desperdiciaron el regalo: 20 yardas, 12 segundos, 2 pases: TD.

Carlos Pastoriza #8 guió con mucho fundamento (¡vaya arguiñanada!) la ejecución de un mini drive que, probablemente, vale un campeonato. Un primer pase a Brais Prieto Mexigo #13 que gana la banda parando el crono como mandan los cánones. Un segundo pase para Iván Bermúdez Otero #4 por todo el medio de la zaga: point, set, match.

24133394603_6b955f2cea_z
Carlos Pastoriza #8

24642429952_42265d44af_z
TD: Iván Bermúdez Otero #4

No hubo conversión de punto extra, decisión tomada tras la reunión de los árbitros que acertaron al señalar que el jugador blue que acarreaba el balón, tocó con las rodillas el suelo antes de romper el plano de la goal line de los locales.

24642437682_0b8b415a0c_z
Por pulgadas

0 a 12 y jugadores al túnel de vestuarios.

Decía antes que la defensa de los campeones se erigió a mi modo de entender en la gran protagonista del choque. Si salvamos la primera anotación, y como los vendió la incongruente decisión que acabamos de comentar en la segunda, el trabajo que realizaron durante todo el partido fue monstruoso. Una intercepción en el primer acto se vio secundada por un fumble forzado al ataque blue, en una posición de campo donde los Towers ya olían sangre, en la reanudación del choque.

La segunda parte de la unidad de defensa de los campeones fue un esfuerzo antológico, titánico y, a la postre numantino, de todos sus componentes, que se dejaron absolutamente todo en el campo. De lo mejor que recuerdo en un partido de la LGFA.

24759316585_66ae6884f7_z
D

24760255055_6c3db89f35_z
Fumble recuperado

24733111376_c89481d4de_z
Davide #44 y Jota #47

24665771731_7b4c484ab1_z
Cebe #24 nuestro que estás en los cielos

24463732910_fbf177af45_z
Mathy #30

24641480182_95565da9f1_z
Davide “Il muro” Capello #44

El papel de la defensa blue también fue notable (dejar el casillero de los campeones a cero tiene que llenarles de orgullo) pero, sinceramente, creo que en el desafió que supusieron los dos ataques para las respectivas defensas, a los Black Ravens le tocó bailar con la más fea.

Tragedia

Quedaba toda una segunda mitad por jugar, tiempo de sobra para que los campeones tratasen de, al menos, anotar un TD que les devolviese el average y, con ello, la posibilidad de revalidar título. Pero no pudo ser: a las primeras de cambio el MVP de los locales Pablo “Gandhi” Gandarillas #3, que estaba doblando funciones en ataque y defensa, cayó lesionado. Ya venía tocado con una lesión costal, pero un esguince dinamitó las esperanzas de los Ravens de remontar el marcador.

24392552299_e5936a5d37_z
Gandhi #3

24132449823_5981ea6186_z
Gandhi #3

La falta de versatilidad del planteamiento de ataque, abusando hasta el hartazgo de la carrera, facilitaba la labor de la defensa herculina que amontonaba piezas en la caja, previendo los movimentos del contrario.

Ya a la desesperada los campeones se la jugaron con una serie de pases de John Persons #6, que si bien no lograron su objetivo, nos descubrieron que el texano tiene un cañón en el brazo, lo que hace aún más incomprensible que los locales no se hubiesen prodigado en el juego aéreo en el primer acto para provocar, al menos, la duda en la defensa visitante.

Epílogo

El final del intenso choque trajo la alegría a la animosa hinchada visitante y el desconsuelo a unos Black Ravens a los que no se les puede poner ninguna pega en cuanto al coraje, la intensidad y el corazón que dejaron sobre el césped. Desde aquí mi más profunda admiración por el esfuerzo realizado por todos.

Para la retina guardaremos los que allí estuvimos el enorme trabajo de toda la unidad de defensa de los Black Ravens: Davide, Cobra, Jota, Cebe, Gandhi, Logan, Mathy, etc.

Felicidades a ambos equipos por el magnífico espectáculo ofrecido sobre el terreno de juego.

No queda más que esperar lo que nos deparan las últimas jornadas de esta IV LGFA. A tenor de los resultados de los partidos de ida presuponemos que Cazuza Towers tienen pie y medio en lo más alto del podio de la presente temporada y llegado el momento habrá que felicitarlos, pero como dice ese gran filósofo llamado Santiago Auserón, en la mítica “A cara o cruz” de Radio Futura: “Nunca se puede saber lo que va a ocurrir mañana, salvo que al fin de semana sigue un lunes otra vez…”

Para ver el álbum de fotos completo del partido: PULSA AQUÍ. 

Santiago Auserón (o, si lo preferís, Juan Perro) y Joan Vinyals.

IV LGFA: BLACK RAVENS 39-7 A ESTRADA BESTAS

WINTER IS COMING

Cómo dirían John Snow y sus acólitos del muro: “Winter is coming”, y sí, llegó el invierno a Santa Isabel, para recibir el estreno en casa de los campeones esta temporada.

Tarde gris plúmbea y lluviosa para iniciar el periplo como locales en la actual temporada, de unos Black Ravens, que llegaban de su andadura como visitantes con dos victorias en la saca.

Se presentaban ante los locales los novatos de la competición, A Estrada Bestas, equipo nuevo pero con caras harto conocidas en la banda.

12493507_977251212350399_5587733123988107595_o

DRAMA

El inicio del partido fue muy frío, como contagiándose del día. No acertaban a avanzar los Ravens ante la defensa de los Bestas, el partido caminaba renqueante, como a ralentí, y acabó de torcerse por completo con la gravísima lesión del gran capitán de los campeones, el “Field Commander” Fernando Vigo Gallego #75, en una jugada, de la que voy a abstenerme de hacer comentarios porque doctores tiene la iglesia, que se me antojó muy al límite del reglamento, si no completamente al margen del mismo.

24238055930_baab31bec7_z
Field Commander Fer #75

Exhorto desde esta tribuna a los staff de los equipos, sobre todo de aquellos equipos donde la inexperiencia puede llevar a extrañas interpretaciones de lo que jugar a este deporte significa, a velar por la integridad de los jugadores, en la medida de lo posible.

Todos sabemos que este es un deporte de contacto y, evidentemente, cuando hay contacto puede producirse daño, pero ese daño ha de ser, en todo caso, fortuito. No entender este principio es llevar nuestro deporte por derroteros que nadie quiere y que nadie entiende. Al menos yo.

RESETEAR

Tras el parón producido por la lesión de Fernando, con el que hablé al día siguiente, y del que todos esperamos una pronta recuperación, volver a tomar el pulso al partido fue complicado.

En las estribaciones del final del primer cuarto, el pilar fundamental de los campeones, el imparable Pablo “Gandhi MVP” Gandarillas #3, consiguió al fin abrir el marcador, refrendado su TD con un extra point a cargo de John “Bulldozer” Persons #46, el QB texano de la escuadra local, un armario tamaño XXXL que, según mis informaciones, todavía no ha conseguido patrocinio por parte de IKEA (¡ya están tardando, oiga!).

24425371692_a2950a1cc2_k
John “Bulldozer” Persons #46

 

24165925909_cf735751f7_z
Persiguiendo a la presa
24165873409_98397ee0f6_z
Ni una pulgada
24533664545_83abafee71_z
Pablo “Gandhi” Gandarillas #3
24165890749_957ca1d9ea_z
Gandhi style (Bloqueo de Javier Rodríguez #84)

En el segundo cuarto Ghandi y Persons anotaron sendos TD bien secundados en el acarreo del balón por Ignacio “Lacy” Valero #23, jugador con un crecimiento exponencial desde la pasada temporada y que seguro va a dar muchas alegrías a la parroquia picheleira. El trabajo de la línea de ataque fue erosionando a la defensa de los Bestas que no conseguían frenar a la marea malva.

23906869393_e0229a1a80_z
Bam!!!!

Justo cuando el segundo cuarto estaba a punto de expirar, A Estrada Bestas consiguieron obrar un milagro y anotar ante la defensa de los cuervos, gracias a un lanzamiento estratosférico de su QB titular, demostrando que tiene un brazo fuera de serie, que voló más de 40 yardas hasta ser recepcionado por David Porto #4 en la end zone de los Ravens para regocijo de la hinchada pontevedresa y asombro de la grada. Un misil. Sin paliativos.

Así se llegó al descanso con ventaja local por 20 a 7.

SEGUNDO ACTO

En la segunda mitad el tiempo se tornó más desapacible, la lluvia quiso cobrar protagonismo y el cansancio fue haciendo mella.

Bestas no pudieron obrar un segundo milagro y se quedaron con el marcador como finalizaron la primera mitad, mientras que Ravens, después de corregir algunos desajustes de la primera mitad, comenzaban a percutir como un martillo pilón contra la defensa visitante.

Volvieron a anotar Gandhi, Persons y lo hizo de manera magistral Ignacio “Lazy” Valero #23 con una corte en carrera que fundió a la defensa visitante como si les hubiesen saltado los plomos. 

Hubo también oportunidades para Pablo Miguel Benavente #22 del que aún guardamos todos en la retina sus espectaculares partidos con Galicia Black Towers, aquellos pioneros sobre los que se ha ido construyendo este deporte en nuestra comunidad, con mucho esfuerzo y muchos sinsabores, pero también con muchas alegrías (Aprovecho el momento nostalgia para mandar desde aquí un saludo enorme a Abel “Gandalf” Parada Millán  que seguro que está pensando que somos una pandilla de nenazas, que para frío el que pasa en el Finlandia, etc.)

EPÍLOGO

El resultado final del choque 39 a 7 muestra a las claras lo que fue el desarrollo del partido: un equipo dando sus primeros pasos como proyecto sucumbió, como era de esperar, ante los tricampeones que recibirán en la próxima jornada a sus más directos rivales por el título, a tenor de lo acontecido hasta esta jornada, los Cazuza Towers.

Allí estaremos.

FOTOS

Para ver todas las fotos del partido PINCHA AQUÍ.

WELCOME

Damos la bienvenida como se merece a John Persons #46, nuestro QB texano, con una melodía de su paisano Alejandro Rose-García (aka Shakey Graves). Welcome John!!!

 

 

Cantabria “infimita”

Por recomendación de Mila, a la que comenté hace unos meses que nos íbamos a acercar a Cabárceno con Irene, hicimos parada en la cueva de El Soplao y, en honor a la verdad, he decir que mereció, y mucho, la pena.

22615315635_2c6d9fbb22_b

22102490833_b0babc3e3d_k

La cueva de El Soplao es una cavidad descubierta a principios del siglo XX, por los mineros que desde el siglo XIX explotaban las minas de la Florida para la extracción de blenda y galena, dos de las mejores menas para la obtención de zinc y plomo, respectivamente.

La explotación minera se cerró a finales de los setenta del pasado siglo, pero no fue hasta principios del siglo XXI cuando se habilitaron las cuevas para su visita, tanto en la modalidad turística como en la de turismo-aventura.

En la modalidad turística, la que nosotros seleccionamos, una recreación de un tren minero traslada a los visitantes hasta el nivel de la cueva, unos 35 metros bajo tierra.

La cueva está con considerada una de las grandes maravillas de la geología, atesorando un auténtico paraíso de formaciones geológicas pero, sin duda, lo que hace especial a esta cueva en concreto es la gran diversidad y abundancia de formaciones excéntricas.

Una visitá espectacular. Muy recomendable.

Cabárceno se inundó de sol para recibirnos: 28 grados en las horas centrales del día.

Queríamos buen tiempo para disfrutar de esta visita obligada. Excepcional, sin paliativos. Maravilloso parque para disfrutar todo el día saltando de aparcamiento en aparcamiento, para deleitarse con una extraordinaria selección de fauna mundial, en un entorno espectacular. Summa cum laude la exhibición de aves rapaces.

22723768245_e02a913453_k

22723755865_7ad3653df4_k  22710214942_a14b43d269_k22723679115_7213de0b5f_k22536206610_82113e5f73_k

22710444782_c36bd576bd_k

22710541002_a85f636d97_k

Una breve visita a la Península de la Magdalena para saludar a pingüinos, focas y leones marinos, disfrutar de la vista de la Isla de Moura desde el mirador y rodear el palacio, antes de desplazarnos a Santillana del Mar para despedir con un tranquilo paseo un maravilloso fin de semana.

22101395294_d601c5dadb_k

22724232575_dc148fd799_z

22735455291_ac91be2347_k

22724272715_a13bf48edf_k

22710733632_fdf354485b_k

Para ver el resto de las fotos PULSA AQUÍ.

E ti vengo a cercare. Franco Battiato en el Auditorio Mar de Vigo, viernes 4 de septiembre de 2015.

 

E ti vengo a cercare
con la scusa di doverti parlare
perché mi piace ciò che pensi e che dici
perché in te vedo le mie radici.

(Y te vengo a buscar, con la excusa de tener que hablar

porque me gusta lo que piensas y dices

porque en ti veo mis raíces)

Ayer, en Vigo, abracé el pasado. Veintisiete años han transcurrido desde que viese por primera vez al singular Franco Battiato, con mi “hermano” Miguel Gasamáns, hacer saltar por los aires el abarrotado pabellón de Santa Isabel en nuestra Compostela natal.

Hace unos meses, con motivo del concierto que el siciliano iba a ofrecer en Vigo, la mayoría de los medios informaban de que se trataba de la primera actuación del artista en Galicia. Nuestro testimonio sirvió para que, de la mano de Desconcierto, a través de la encantadora y multifacética Monica Mura se subsanara el equívoco. Os remito al artículo.

Mi “hermano” Miguel, como podéis comprobar en el citado artículo, todavía conservaba la entrada de aquel concierto (ni el mismo Diógenes…).

Tras la suspensión de junio, causada por una fractura en el fémur sufrida durante el tour, Battiato se presentó ayer noche en el Mar de Vigo para deleitar a una audiencia entregada de antemano.

Y sí, el Mar de Vigo, también sucumbió.

Battiato

Si en el concierto del pasado siglo, como le comentaba a Monica en nuestras charlas, Battiato había roto el hielo con ese adagio titulado L’oceano di silenzio, la pasada noche y siguiendo fiel a su costumbre, limpió el ambiente con otro tempo lento: L’ombra della luce (uno de tantos himnos que se encuentran entre mis favoritos como podéis constatar si seguís este enlace)

Sentado en el medio de un escenario espartano, solo decorado por un minimal juego de luces y arropado por dos teclistas y un cuarteto de cuerdas, coronado por unos auriculares over ear para ofrecer lo mejor de su, todavía, magnética voz, Franco Battiato fue desgranando un repertorio absolutamente delicioso en el que mezcló italiano y castellano, lanzado un anzuelo invisible en el que la audiencia picó sin presentar batalla. Es humano rendirse a la evidencia y, sirva el que escribe como ejemplo, tropezar dos veces en la misma piedra.

Algunos temas de sus últimos trabajos como el Pasacaglia (versión del Passacaglia della vita del compositor del seicento italiano Stefano Landi) se mezclaron con clásicos inmortales de su repertorio: Gli ucelli, L’animale, Nomadi, L’era del cinghiale Bianco, No time no space, Il re del mondo, Prospettiva Nevski, Secondo imbrunire, Lode all’inviolato…

Sublimes, la versión a piano y cuerda de La cura, la canción favorita de Marta y de Monica Mura, y la extraordinaria E ti vengo a cercare, por la que profeso especial debilidad. Emocionante y deliciosa la versión del clásico de la canción  italiana de los sesenta Te lo leggo negli occhi.

Para los bises esa delicia llamada Stranizza d’amuri en su dialecto siciliano natal y para acabar la faena, I treni di Tozeur, Voglio vederti danzare, La stagione dell’amore, y hasta el Cuccurucucu…

Escuché al acabar el cuarto bis, y ya enfilando la salida hacia uno de los vomitorios, un comentario suelto de algún insaciable que se lamentaba en la grada de no haber podido verle veinte años antes…

Como comprenderéis yo estoy profundamente agradecido, diría que hasta casi me siento bendecido, por haber podido disfrutarlo, junto a Marta, casi treinta años después.

Grazie mille, Maestro.

 

 

 

Prospecto

Hoy es viernes de dolores. Se acaba una semana de mucho dolor. De familias rotas por la absurda decisión de un hombre roto.

Supongo que la mayoría de nosotros se habrá cuestionado en algún momento aquello de tener la vida resuelta. Probablemente muchos de los adultos que viajaban en ese avión. Pero la vida no es una ecuación. No se despeja la incógnita. No hay una única solución perfecta. La vida es prisionera del azar, de la voluntad de la naturaleza, de los infiernos del ser humano.

Por mucho esfuerzo que ponga en ello me veo incapaz de siquiera imaginar cómo se han de sentir aquellos que, de una u otra manera, se han visto afectados, directa o indirectamente, por esta tragedia. Pienso en padres, madres, hijos, hijas, parejas, familias que han visto su vida truncada. Pienso en la familia del hombre que ha provocado esta masacre y en cómo sus vidas han quedado marcadas por su acto. Pienso, acaso, en esa pareja con la que según las últimas informaciones rompió su relación no hace mucho tiempo. Se levantan a mi alrededor horizontes de duelo.

Sería hermoso que estas palabras de condolencia que tanto soban nuestros prohombres en los vestíbulos del drama, su férrea voluntad de ofrecer consuelo y de poner medios para remediar esta, y otras situaciones que vivimos a diario, no se rindiesen prisioneras de la urgencia, no cayesen en saco roto.

Pero no vivimos en Utopía.

Tendremos que seguir caminando al amparo de la química.

 

PROSPECTO

Soy un ansiolítico.

Actúo en casa,

hago efecto en la oficina,

me presento a los exámenes,

comparezco ante los tribunales,

reparo tacitas rotas.

No tienes más que ingerirme,

Ponme debajo de la lengua,

No tienes más que tragarme,

Con un sorbo de agua basta.

Sé enfrentarme a la desgracia,

Soportar malas noticias,

paliar la injusticia,

llenar de luz el vacío de Dios,

elegir un sombrero de luto que favorezca.

¿A qué esperas?,

Confía en la piedad química

Todavía eres un hombre/ una mujer joven,

Debes seguir en la brecha.

¿Quién dice

que vivir requiere valor?

Dame tu abismo,

Lo acolcharé de sueño,

me estarás para siempre agradecido/agradecida

por las patas sobre las que caer de patas.

Véndeme tu alma.

No te saldrá otro comprador.

No existe ningún otro diablo.

SZYMBORSKA, W. (1997: 76) Paisaje con grano de arena, (tr. de Ana María Moix y Jerzy Wojciech Slawomirski), Editorial Lumen, Barcelona

III LGFA: Black Ravens 18-0 Guardians

Una tarde de perros en el municipal de Santa Isabel para acoger el segundo enfrentamiento de la temporada entre los campeones Ravens y los debutantes Guardians.

Lluvia y frío en una tarde oscura y desapacible propia del Mordor nuestro de cada día.

Así entraron ambas escuadras al partido: fríos, desangelados. Y el primer cuarto se nos fue como si no hubiese acontecido: 0 a 0

Fue un partido terrenal.

Un absoluto duelo de mancos: por un lado el QB local “Caco” Paniagua #4, con el brazo de lanzar ausente y, por otro, de los WR de los Guardians, tan incapaces en este partido de vuelta como lo estuvieron en el primer embate de la temporada para desesperación de la banda visitante.

_MG_8246
Las trincheras
_MG_8295
Choque de trenes

Las lesiones hicieron que el ataque local se convirtiese en un mano a mano en el juego de carrera entre el “bulldozer” J Jiménez Soriano #46 y el huracán Pablo Gandarillas #3 que, desde que entró en la rotación de ataque, por una nueva lesión del novato “Wally” Valera #23, convirtió el partido en un monólogo y a la defensa de los Guardians en meros comparsas que se veían incapaces de controlar sus embestidas.

De todos modos se llegó al descanso con un pírrico 6 a 0 para los locales que describía con total contundencia lo acontecido en océano de césped de Santa Isabel.

Se inició la segunda mitad y los Guardians, que todavía no habían salido del vestuario, se comieron un coast to coast Made in Gandarillas que puso tierra de por medio en el marcador. 12 a 0.

_MG_8434
Defensa
_MG_8367
Opa Gandhi Style
_MG_8279
Fumble
_MG_8287
El expreso

Lo intentaron los visitantes en jugadas a la mano para el corajinoso RB Iago Auburg #23, que se hartó de golpearse contra la defensa local todo el partido, pero no consiguieron traducir sus intentos en puntos, bien por alguna que otra decisión arbitral un tanto cuestionable, bien por el enorme trabajo de la defensa local, excelente en conjunto, y con un sobresaliente Mathías Suarez #30 que desayunó, comió, merendó y cenó QB. Una pesadilla toda la tarde para un meritorio Ernesto Illán QB #7 al que su línea no era capaz de proteger y al que sus receptores dejaban vendido una y otra vez.

_MG_8423
Augburgismo
_MG_8329
Abran paso señores!!!

Anotaron de nuevo los locales mediado el tercer cuarto por medio del WR Gonzalo Guillín #89, aprovechando una de las mejores jugadas cantadas desde la banda en este partido, y que repitieron los campeones más de una vez. Jugada de reverse extraordinariamente ejecutada por los backs locales, ayudados por el trabajo de la línea: fake handoff de Caco a Gandarillas que fija a la defensa visitante y reverse de Gonzalo que se queda uno contra uno para encarar la goal line, aprovechando los bloqueos de la línea:  18 a 0.

_MG_8346
Always on the run
_MG_8397
Reverse

 

Un último cuarto estéril y con el frío metido en el cuerpo puso colofón a la tarde.

Crecen día a día los Guardians

La defensa de los Ravens se basta para sostener la marcha de la marea malva hacia el triplete.

_MG_8233
Black Ravens WARm up

 

Para ver otras fotos del partido PULSA AQUÍ.

 

III LGFA: Santiago Black Ravens 14-6 Oviedo Madbulls

Un día antes de que se sortease el gordo, a los asistentes al partido entre el campeón y el subcampeón de la II LGFA ya nos había tocado la lotería, y además por partida triple.

Por una parte con el reconocimiento del football americano en su modalidad de tackle y en su especialidad de flag, como DEPORTE, por parte de la administración autonómica.

En segundo lugar con la entrañable visita que durante el partido recibimos los locales: la del ingenioso hidalgo Abel “Gandalf” Parada Millán acompañado, como no podía ser de otro modo, de la sin par Sohvi Peltoniemi, que nos alegraron una tarde que se presentaba ya de por sí alegre.

1276356_10152240737503444_1674161208_o
Abel y Sohvi
10834878_10152935027971170_834638602095291878_o
Abel y Sohvi en A Quintana (Abel es el reflejo)

En tercer lugar por la presencia por primera vez en un encuentro de football americano en nuestra comunidad de cobertura por parte de la televisión autonómica.

Con estas buenas nuevas antes y durante, el partido no podía decepcionar.

El primer cuarto, resuelto con empate a cero, resultó ser como uno de esos asaltos de los combates de boxeo que se llaman de tanteo. Uno de esos en los que los rivales se estudian para saber por donde hincar el diente al adversario.

_MG_7982
Gandhi y Cobra al quite
_MG_7989
Hilario Lantarón Cabo WR#36
_MG_8000
Saúl Muñíz Ayuso QB #7
_MG_8012
Ignacio Valero Pradera RB#23.

En el segundo comenzaron de verdad las hostilidades. Los locales, en principio, jugando preferentemente a la mano con carreras en las que alternaban José Jiménez Soriano RB#46 e Ignacio Valero Pradera RB#23. Fruto de las carreras de ambos, alternando con algún pase corto, los Ravens se pusieron por delante tras dos acciones espectaculares de José Jiménez Soriano RB#46, llevando en un primer instante el balón hasta la yarda 1 de los visitantes y rematando después con un TD en el que la línea de ataque local se impuso a la línea defensiva de los carballones.

No se arredraron los Madbulls e intentaron acercarse a los dominios de los Ravens cargando su juego sobre su mejor jugador a lo largo de la tarde: el omnipresente Hilario Lantarón Cabo WR#36 que dejó en la retina y para el recuerdo alguna de las mejores recepciones que se han visto a lo largo de la historia de la LGFA en cualquiera de sus ediciones.

Pero los Madbulls se enfrentaban a un equipo que sabe leer muy bien los partidos y que puso la presión suficiente para que el trabajo de Hilario y compañía no diese sus frutos. Así la secundaria de los locales logró sendas intercepciones a cargo de unos descomunal, durante todo el choque, Pablo Gandarillas García S#3 y del enorme Rubén Alonso Pérez LB#80.

¿Bajaron los brazos los Madbulls? En absoluto. Viendo jugar a su defensa no se entiende su sorprendente derrota en Vigo ante los debutantes Guardians. Un fumble forzado y un intercepción anularon cualquier esperanza local de poner tierra de por medio.

_MG_8035
José Jiménez Soriano RB#46 TD (6-0)
_MG_8042
Pablo Gandarillas García S#3 INT
_MG_8054
Hilario Lantarón Cabo WR#36 (Una pesadilla constante)
_MG_8071
Gandhi inexpugnable

Hasta que faltando un suspiro para llegar al descanso Ricardo García Paniagua #4, el QB de los Ravens, se sacó de la manga una de esas maravillas con las que, de vez en cuando, nos deleita y dibujó un pase de ensueño para que, en una recepción de manual, David Cebeiro Castro WR#15 anotase.

_MG_8110
Ricardo García Paniagua QB #4
_MG_8124
David Cebeiro Castro WR#15 TD (12-0)

Se fue el partido al descanso con 12 a 0 para los Ravens.

Los dos últimos cuartos fueron un toma y daca hasta la extenuación en los que el marcador no se movió hasta los instantes finales del choques.

_MG_8136
De poder a poder

En los últimos dos minutos un safety provocado por la defensa de los Ravens colocaba el 14 a 0 en el marcador.

No cejaron los Madbulls en su empeño de anotar ante la enorme zaga local y su insistencia dio frutos en la última jugada del partido, un trick play llevado hasta la end zone local por el QB carballón Saúl Muñíz Ayuso #7 y que supuso el punto final del choque.

Gran partido, muy disputado, en el que las defensas rayaron a gran altura provocando numerosos turnovers de ambos ataques que, sin embargo dejaron para el espectáculo jugadas de gran vistosidad.

Nos vemos en el 2015 con más football americano en nuestras tierras.

Si quieres ver el resto de las fotos PULSA AQUÍ.

Os deseo un feliz año a tod@s. Bueno, yo y este noruego maravilloso…