Asha

Asha (Esperanza) es el nombre del bebé tigre nacido en cautividad en el Zoo da Maia (Oporto). El rechazo de su madre ha obligado a los empleados a alimentar al cachorro en sus primeros meses de vida. El nombre fue elegido por votación popular entre los propuestos desde el propio zoo. Parece adecuado para los tiempos que corren.

Asha es tan solo una de las muchas atracciones de un zoo pequeño, vestido por multitud de árboles que ofrecen una sombra atractiva para que los visitantes disfruten de su paseo.

Gremling

Pájaro

Irene leones

Mono

Tigre

Oso

Lagarto

Hacía ya un tiempo que no nos dejábamos caer por Oporto. Es un placer de ciudad. Ahora la hemos disfrutado desde una óptica diferente acompañados de Irene. Desde nuestra última visita ha habido una novedad importante en el Cais de Gaia: un teleférico salva la altura entre el río y la plataforma superior del puente de Dom Luis I. Otro atractivo más para dejarse atrapar.

Clérigos

Puente

Teleférico

Douro

Rabelo

Tras la visita al zoo, en la mañana del sábado, nos dimos una vuelta por allí. La ciudad era un hervidero de gente: esa noche se disputaban la liga el Oporto y el Benfica en el estadio do Dragão. Ambos equipos llegaban invictos y el Benfica llegaba con dos puntos de ventaja sobre el Oporto. El empate o la victoria valían al Benfica. El Oporto necesitaba ganar. La expectación era máxima. Se llegó con empate a uno en el marcador al descanso. En la segunda parte ya en el tiempo de descuento, un joven mohicano llamado Kelvin, que había entrado al terreno de juego minutos antes, enganchó un misil con la zurda que provocó el estallido de la grada do Dragão. El Oporto depende de sí mismo en la última jornada.

El fútbol debió ser la razón de que la ocupación hotelera en la ciudad estuviese en máximos lo que nos obligó a alojarnos en la otra orilla del río, en Vila Nova de Gaia, en el hotel Mercure Porto Gaia: excelente relación calidad-precio. Una buena rampa de lanzamiento desde la que visitar la ciudad.

Fue dulce el amanecer para los lugareños después de la alegría balompédica. Nosotros aprovechamos para abandonar con sigilo la ciudad y enfilar camino hacia Penafiel (25 minutos desde Oporto) para acercarnos a Magikland: un parque de atracciones, pensado para los más pequeños, en el que Irene se lo pasó fenomenal. Altamente recomendable. Un trato exquisito por parte de todo el personal y una mañana maravillosa para disfrutar en familia.

Volveremos pronto.

Tren Mamá

Piratas

Noria

Avion

Tren Papá

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s