Aveyron: Tan cerca del cielo

Burgos

Para hacer noche y descubrir la espectacular Cartuja de Miraflores.

Monasterio cartujo escogido por Isabel la Católica para apuntalar positivamente su línea de sucesión, obviando en la misma a su hermanastro Enrique IV, y colocando a su madre, Isabel de Portugal, al lado de su padre Juan II (que había elegido Miraflores como lugar para su eterno descanso), además de trasladar también al recinto los restos de su hermano Alfonso, fallecido años atrás.

Sepulcro de Juan II e Isabel de Portugal (Detalle)

Con ello Isabel la Católica se reclamaba ante el mundo como la heredera legítima de la dinastía, tras vencer en la guerra civil a la hija de Enrique IV, Juana, apodada “la Beltraneja”.

Para la ejecución del sepulcro real contrató a Gil de Siloé que lo diseñó en forma de estrella de ocho puntas, único en su género, realizado enteramente en alabastro.

Cartuja de Miraflores (Interior)

El sepulcro del Infante Alfonso se sitúa adosado al muro del presbiterio.

De fondo al conjunto se sitúa el magnífico retablo obra de Gil de Siloé y Diego de la Cruz.

Cartuja de Miraflores (Retablo)

Para más información sobre los sepulcros os remito al cuaderno de restauración de Iberdrola.

Para comer esta vez nos fuimos a La Favorita, taberna urbana en la calle de Avellanos, ni a cinco minutos andando de la catedral. Un local bonito con una cocina en la que la parrilla juega un papel principal.

Para dormir elegimos el AC Burgos. Hotel moderno con una situación excepcional en los márgenes del Arlazón.

Moissac

Situada a orillas del Tarn, la villa de Moissac, era una parada deseada desde hace muchos años para poder disfrutar de la Abadía de Saint-Pierre.

Su tímpano y su claustro, obras maestras del románico, son un placer para los sentidos.

Abadía de Saint-Pierre de Moissac (Tímpano)
En Moissac

Moissac: Marta e Irene

Para dormir nos dejamos caer por el hotel L’Armateur.

Cahors

La curiosidad nos pudo y nos desviamos un poquito del trayecto inicial para visitar esta villa y su famoso Pont Valentré, en una mañana marcada por una manta de agua, que no ayudó mucho a incentivarnos a profundizar mucho más allá.

Cahors: Pont Valentré

Saint-Cirq-Lapopie

Situado en el Parque Natural Regional de Causses du Quercy, suspendido en un acantilado a cien metros sobre el Lot, se encuentra este precioso pueblo medieval. Enclave turístico que en esta época del año se olvida de las masivas oleadas estivales de guiris y se convierte en refugio perfecto para disfrutar de un paseo por sus callejuelas, dejando que la vista se pierda entre el laberinto de callejuelas que conforman el paisaje.

Saint-Cirq-Lapopie

Belcastel

Al borde del Aveyron, el castillo medival del pueblo de Belcastel fue recuperado de su deterioro por el arquitecto François Pouillon. Un puente del siglo XV nos adentra en esta belleza trazada en el color avellana del esquisto. En la actualidad, en el castillo, propiedad de una familia estadounidense que vive gran parte del año aquí, se puede pernoctar. Un paseo como sacado de un cuento.

Belcastel

Figeac

La villa que vio nacer a Jean-François Champollion, el padre de la egiptología, traductor de la piedra de Rosetta, es un precioso pueblo medieval que gira en torno al Museo de las Escrituras ubicado en la casa natal del filólogo y egiptólogo.

Figeac: Irene en la Plaza de las Escrituras

En el centro de la villa encontramos la plaza de las escrituras en la que se recrea la estela conservada en la actualidad en el Museo Británico.

Figeac invita a pasear por sus calles, dejando vagar la mirada por los pequeños detalles que pueblan muchos de los edificios del casco antiguo.

Figeac

Conques

Junto con San Saturnino de Toulouse, San Marcial de Limoges, San Martín de Tours y Santiago de Compostela, constituye el conjunto de iglesias de peregrinación del Camino.

La iglesia abacial de Santa Fe de Conques (Sainte-Foy) es la más pequeña. Sólo tiene tres naves, tres absidiolos y una capilla en cada brazo del crucero.

Conques

Su portada occidental es extraordinaria. Emparentada con la de la Abadía de Saint-Pierre de Moissac, realizada en torno a 1124, representa el Juicio Final con una calidad escultórica maestra, en la que aún podemos apreciar, de un modo bastante notable, la policromía que ornaba el conjunto.

Conques (Tímpano)
Conques (detalle del Tímpano)

Iconografía con un tono didáctico muy importante, de adoctrinamiento de un pueblo que consumía el mensaje generado por el poder eclesiástico a través de estos maravillosos cómics en piedra.

Conques (Interior)

De camino a Conques nos acercamos a una de las mejores muestras de arquitectura civil renacentista de la zona: el castillo de Bournazel, en estos momentos es proceso de restauración.

Castillo de Bournazel (Detalle)

Najac

Bastida del Condado de Toulouse dominada por un castillo donde ondea la bandera de los Condes de Toulouse, el emblema de Occitania. Un enclave impresionante coronado por su fortaleza colgada sobre las gargantas del Aveyron. De postal.

Marta en Najac
Najac (La fortaleza)
Najac (la vista desde el castillo)
Najac

Villefranche de Rouergue

Bastida creada en el Siglo XIII sobre un plano de calles rectas que dotan al conjunto de un orden perfecto alrededor de la plaza principal, presidida por la colegiata, donde tenían lugar los intercambios comerciales.

El paseo por sus calles, a orillas del Aveyron, es para disfrutarlo tranquilamente, picando un pecado en alguna de sus elegantes pastelerías donde venden pequeños pedazos de cielo.

Villefranche de Rouergue (La Chartreuse Saint-Sauveur)

Además tuvimos el placer de visitar, con guía particular, la Chartreuse Saint-Sauveur, monasterio cartujo situado en la villa, con uno de los claustros más grandes de Francia. El mar de la tranquilidad.

Nada de lo anterior hubiese sido lo mismo sin la compañía y la cálida acogida de nuestros anfitriones, nuestros amigos, Jean-Paul (mi hermano francés) y Marie, que hicieron un  generosísimo esfuerzo para que nuestra visita a su hogar se convirtiese en una experiencia inolvidable.

Jean-Paul

Todavía es hoy el día en que nuestros sentidos siguen soñando con los deliciosos platos con los que nos deleitaron durante nuestra estancia: el confit de canard, el foie gras, la cassoulet, los chuletones, esa deliciosa cena de despedida con el maigret de canard con higos y calabaza que se marcó Marie, etc.

Jean-Paul y Marie

En nuestro haber decir que correspondimos con una llamadita a Del Bosque, en el intemedio del España-Francia, para que los gabachos apañasen un empate y quedásemos todos contentos.

Merci Jean-Paul y Marie por todo. Ya sabéis que aquí tenéis vuestra casa. Os esperamos pronto.

Vitoria

Para finalizar nuestra escapada nos acercamos a Vitoria para compartir con los padrinos el fin de semana de regreso a casa.

Vitoria-Gasteiz parece una ciudad bonita y tranquila. Lástima que el tiempo no nos acompañase.

Vitoria-Gasteiz: la tropa en el Arqueológico

La lluvia nos empujó a buscar algún interior y así fueron a parar nuestros huesos al espacio que comparten el Museo Arqueológico y el curioso Museo de Naipes Fournier.

Vitoria-Gasteiz: Museo del Naipe Fournier

Y tras ello de vuelta a casa, al abrazo del frío que va llegando y al abrigo del calor del hogar, mientras dibujamos con el pensamiento nuevos destinos a los que arribar en futuras expediciones.

Irene en la lluvia de Vitoria-Gasteiz

Si queréis ver el álbum completo de fotos del viaje podéis pinchar AQUÍ.

Au revoir.

Anuncios

Un comentario en “Aveyron: Tan cerca del cielo

  1. Qué bonito viaje!! me lo apunto en la (larga) agenda de pendientes. Estupendas las fotos, e Irene ¡guapísima! y enorme ya. Muchos besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s