NFL Semana 14

Hombres de acero

Comenzó la jornada, en partido adelantado al jueves, con un duelo divisional entre los Cleveland Browns y los Pittsburgh Steelers. Fue un partido feo, de esos de los que gustan a las gradas armadas de terrible towels. El triunfo lo embolsaron los Steelers dirigidos por un Big Ben que jugó cojo toda la segunda parte con una importante lesión en el tobillo (este no deja de jugar ni aunque le metan tres tiros). El partido también nos mostró un recadito de Harrison a McCoy, casco contra casco, que dejó al QB de Cleveland atontado para el resto del partido. Se habla de una posible suspensión de Harrison por reiteración en este tipo de acciones. El castigo sería merecido. Una cosa es jugar duro y otra, muy distinta, es jugar sucio.

La lesión de Big Ben

 

Los domingos, milagro

Ya no lo digo sólo yo. Hasta al entrenador Fox le va a dar un telele. Lo de estos Broncos es, simplemente, inexplicable. Otra vez, con apenas dos minutos por jugar, y perdiendo 10 a 0, consiguieron llevar el partido a la prórroga y, a pesar de perder el lanzamiento de moneda, ganarla. Ayudó, y mucho, que Marion Barber (que había realizado un buen trabajo hasta ese momento) se liase en dos jugadas esenciales: primero paró el reloj saliendo por la banda cuando a los Broncos no les quedaban tiempos muertos y, más tarde, en la prórroga cometió un fumble, recuperado por la defensa de Denver, que selló el destino del partido. Mucho mérito tuvieron los dos field goals embocados por el kicker Matt Prater desde 59 yardas (con dos segundos por jugar para llevar el partido a la prórroga) y de 51 yardas (para rubricar la victoria). Difíciles por la presión del momento, aunque técnicamente hay que tener en cuenta que el estadio de los Broncos es el más favorable para patear debido a estar ubicado en altura (“at mile high”), lo que ayuda al vuelo de los balones. Los Broncos están a tres partidos de colarse en los playoffs, aunque no va a ser un camino fácil. Para empezar el domingo viajan a Denver los Patriots. El Dios de Tebow va a tener faena…otra vez.

Tim Tebow

 

Prater

 

Vaqueros domados

Los Giants demostraron que son, a día de hoy, el equipo más encendido de la NFC Este. Viajaban a Dallas tras haber hecho sudar a los invictos Packers en la jornada anterior. Un duelo a cara de perro en el que ambos equipos se jugaban el liderato de la división y colocarse en posición de tener el destino en las manos de cara a conseguir el pase a los playoffs. Cuando parecía que los Cowboys lo tenían hecho, el pundonor de los de Nueva York los llevó a una remontada épica, culminada por un field goal bloqueado por los equipos especiales que dejó en nada el magnífico trabajo de Tony Romo durante el choque (21 de 31 pases para 321 yardas y cuatro touchdowns, con un rating de 141.3). Para más inri, el RB rookie Murray se rompió el tobillo y dice adiós a la temporada.

Brandon Jacobs

 

Verde que te quiero verde

13 ganados ninguno perdido. La temporada perfecta a tiro. Rodgers al banquillo para descansar desde el tercer cuarto. En la primera parte los Packers ya les habían endosado un 31 a 0 a los Raiders. Un triunfo más les garantizaría la condición de locales para todos los partidos de playoffs. La nota negra: la lesión de Jennings. ¿Logrará alguien pararlos?

Ryan Grant

La primera vez

La franquicia más joven de la liga, los Texans, ganaron el domingo su división y, por primera vez en su corta historia, se cuelan, con todo merecimiento, en los playoffs. La retahíla de lesiones que han tenido que soportar hubiese hundido a cualquier equipo, pero ellos han seguido adelante, apoyándose en una defensa excepcional, en un juego de carrera poderosísimo, y en el buen hacer, en cada momento, del QB que ha estado al mando del ataque (el domingo, el novato T.J. Yates, 26 de 44 para 300 yardas y dos TD).

T. J. Yates

Por un pelo

Tres duelos se decidieron el domingo en la última jugada. Los Saints consiguieron parar al magnífico Jake Locker que lanzó para 282 yardas y un TD y corrió para 36 yardas y otra anotación saliendo desde el banquillo para suplir al lesionado Hasselbeck. 

Jake Locker

 

Los Lions hicieron lo propio con Webb que saliendo desde el banquillo por Ponder corrió para 109 yardas y puso el corazón en un puño a los aficionados de Detroit. 

Webb

Los Patriots también consiguieron parar a los Redskins, después de haberse ensañado en un tiroteo continuo que puso en evidencia las carencias de su secundaria. En este partido se hizo inmensa la figura del TE Rob Gronkowski que batió el récord de recepciones de TD para un TE en una temporada (dejándolo momentáneamente en 15) además de aportar 160 yardas de recepción al equipo y dejar en la retina de los aficionados una de las jugadas más espectaculares de la temporada rompiendo placajes y arrastrando a piezas de la defensa como si fuesen muñecos de papel incapaces de placarlo.

Rob Gronkowski

Patinazo

Los 49ers llegaron a Arizona con un lugar en playoffs garantizado, pero no deberían olvidar que hay otras metas por alcanzar, como garantizar el mayor número de juegos como local en la postemporada. Cayeron ante unos Cardinals en los que Kolb se volvió a romper y Skelton cumplió de sobras respaldado, de manera extraordinaria, por uno de los mejores jugadores de la liga (independientemente de la posición): Larry Fitzgerald. Su partido ayer fue tremendo no sólo por su trabajo específico (7 recepciones para 149 yardas y un TD) sino por su implicación en el juego de equipo (bloqueos, placajes, etc.). Un atleta excepcional y una máquina de jugar football. Sin duda uno de mis jugadores preferidos y una delicia para cualquier aficionado.

Larry Fitzgerald

 

El resto de la jornada (en unas líneas)

Ravens pasan el trámite de los Colts con un Suggs espectacular (3 sacks).

Philadelphia decide jugar de una vez y, además del triunfo, se lleva la cabeza de Sparano, destituido como técnico de Miami.

Chargers ganan de paliza a unos Bills que van en picado y se aferran a sus últimas esperanzas de lograr entrar en playoffs.

Los Jets de un extraordinario Sánchez hacen saltar por los aires a unos diezmados Chiefs y provocando la fulgurante destitución del entrenador de los de Kansas, Todd Haley.

Los Falcons, con una brillante actuación de Ryan, se sobreponen al inicio de partido de los Panthers y siguen en la lucha por meterse en Wild Card.

Jones-Drew funde a unos Buccaneers absolutamente desnortados.

Maurice Jones-Drew

 

En el Monday Night Football los Seahawks dan buena cuenta de unos deshauciados Rams.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s