NFL Semana 2

Esta semana, en la NFL, destacaban tres duelos por encima del resto:

Los Chargers de San Diego visitaban Foxboro tras la exhibición de Brady, en Miami, en la primera semana. San Diego decidió suicidarse en cada posesión en la que se adentraban en las últimas 30 yardas de los Pats. Cuatro pérdidas de balón que los de Nueva Inglaterra convirtieron en 17 puntos y que situaron el marcador final en una claro 35 a 21. Brady volvió a sacar la escopeta y lanzó para 423 yardas, haciendo inútil el excelente trabajo de Vincent Jackson, para los californianos, con sus 172 yardas y dos touchdowns de recepción. Del partido nos queda un cierto deje a errores que se repiten, año tras año, en la toma de decisiones, en momentos cruciales, desde la banda de San Diego.

En Atlanta, Vick regresaba a la que fuera su casa durante muchos años. No fue un buen retorno. Hubo de abandonar el partido lesionado y viendo además como los Falcons conseguían remontar un resultado adverso gracias, entre otros factores, a la actuación memorable del mejor tight end de todos los tiempos, el gran Tony González. Su recepción en el primer touchdown de su equipo es para enmarcar.

En Nueva Orleans los Saints, que habían peleado de tú a tú con los campeones en Lambeau en el partido inaugural de la temporada, recibían a los Bears. Esperaba mucho más de los de Chicago después de su exhibición en la primera semana ante Atlanta, pero no apareció ni la sombra del equipo de la jornada anterior. Muy preocupante el castigo al que fue sometido durante todo el partido Cutler. Esa línea ofensiva no acaba de funcionar. Brees, aún sin Colston lesionado, sigue y suma.

El sorpresón:

El castañazo, y espectacular, lo protagonizaron los Ravens en su visita a los Titans. Después de machacar sin compasión a los Steelers la semana anterior en Baltimore eran un fijo en las quinielas de todos los analistas. Pero llegaron a Nashville e hicieron reverdecer a Hasselbeck y a unos Titans que han encontrado en Britt (135 yardas de recepción) una magnífica solución temporal hasta que C. Johnson recuerde que es uno de los mejores running backs de la liga.

Los pupas:

En Indianapolis, Seattle y Kansas el año va a ser muy largo. Los primeros sin Manning están más perdidos que un pingüino en el desierto, en Seattle la apuesta por Tarvaris Jackson no funciona, y Kansas lleva casi 100 puntos en contra en dos partidos y, para más inri, pierde a su running back estrella Charles para toda la temporada tras haberse destrozado la rodilla en Detroit.

Minnesota que lideraba 17 a 0 ante Tampa Bay acabó tirando el partido por la borda. De nada sirvieron las 120 yardas de carrera de Peterson.

En Nueva York los Jets masacraron a los Jaguars de Del Rio. L. McCown, la apuesta del entrenador tras el sorprendente corte de Garrard justo antes de iniciarse el campeonato, respondió a la confianza depositada con una estadística de 6 pases completados de 19 intentos para cuatro intercepciones y un rating de 1.8, antes de ser sustituido por el novato Gabbert, que se perfila como el futuro inmediato de la franquicia.

El crack:

Cam Newton volvió a lanzar para 432 yardas ante los Packers en su segundo partido como profesional. Impresionante. Al final la victoria la embolsaron los campeones, poniendo las cosas en su sitio, pero la semana que viene el rival de los Panthers son los Jaguars y estoy convencido de que Newton va a estrenar su casillero de victorias.

OK Corral:

En los partidos más apretados de la semana, en cuanto a marcador, los Bills se llevaron el gato al agua en casa ante los Raiders, los Broncos hicieron lo propio contra los Bengals, y los Redskins contra los Cardinals.

Se destapa:

Houston visitó Miami refrendando las buenas sensaciones de la primera semana y proclamando, al fin, su candidatura al título divisional, con permiso de Tennessee.

La redención:

Por último destacar el pundonor de Tony Romo. Durante toda la semana recibió palos de la crítica deportiva por sus errores en el último cuarto contra los Jets en el partido de la jornada inaugural. Apoyado por el vestuario, y por leyendas de la franquicia como Troy Aikman, Romo llevó a su equipo a una victoria en la prórroga contra los 49ers en San Francisco, jugando con una fractura costal que dejaba entrever evidentes muestras de dolor en la cara del pasador cuando ejecutaba cada acción. Lanzó para 345 yardas y dos touchdowns, completando 20 de 33 intentos, con un rating de 116.4.

 

Con respecto al Monday Night Football los Giants, que recuperan a un montón de lesionados, reciben a unos Rams en cuadro. Se huele una victoria local basada, fundamentalmente, en estas circunstancias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s