Esperando un milagro

Milagro

1. m. Hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a intervención sobrenatural de origen divino.

2. m. Suceso o cosa rara, extraordinaria y maravillosa.

No había que estar investido con la capa del vidente para presumir que los emparejamientos de playoffs de la II Liga Portuguesa de Fútbol Americano habían quedado practicamente determinados con la derrota de los Black Towers ante los Crusaders en el desplazamiento de los gallegos a orillas del Tajo. Esa derrota colocaba a Black Towers en una casi ineludible cuarta plaza que los haría encontrarse en playoffs con los Navigators en su cancha de Lisboa.

Pues bien, ya hemos llegado a ese escenario.

El próximo sábado día 14, los Black Towers cogen los bártulos y se marchan a Lisboa.

A las 16:00 hora local portuguesa va a iniciarse la búsqueda de un milagro.

Volvemos al principio de los tiempos, cuando la historia se convirtió en leyenda y un chiquillo que apenas levantaba un palmo derribó a un gigante con astucia, habilidad y puntería.

El próximo sábado los Black Towers calzarán la piel de David esperando tumbar a su particular Goliat. Difícil papeleta. Casi imposible. Ahí radica el reto. Como decían en el mayo del 68 francés: “seamos realistas, pidamos lo imposible”.

Sé que los Black Towers son conscientes de la dificultad. Pero sé también que no se van a arrugar. Si viajan a Lisboa es, sin lugar a dudas, con la intención de dar la campanada y traerse la victoria de vuelta a casa.

La posibilidad de una proeza como la que soñamos pasa sin lugar a dudas por un factor fundamental: NO COMETER ERRORES.

Navigators son un equipo excelente, pero lo son mucho más fácilmente si el rival les sirve su cabeza en bandeja de plata, así que no hagamos de Juan el Bautista e intentemos conservar la nuestra sobre los hombros que buena falta nos va a hacer.

Desde mi humilde punto de vista la victoria ha de pasar necesariamente por:

1. Ser capaces de mover el balón en ataque, evitando fumbles e intentando acumular cansancio en su defensa, a la vez que preservamos a la nuestra en la banda, conservando fuerzas para cuando tenga que actuar. Establecer el juego de carrera es fundamental. Golpear como un ariete una y otra vez. Cuando no sea posible avanzar más intentar ser eficaces alejando el balón mediante el punt y no permitiendo retornos.

2. En defensa rememorar lo aprendido en el primer partido en el que fuimos capaces de mantener el tipo. Lumberjacks consiguieron llevarlos hasta el último cuarto con sólo una anotación. Nosotros tenemos que ir un paso más allá.

Cualquiera en su sano juicio diría que este ha de ser, con toda seguridad, el último partido de la temporada para los Black Towers.

Pues bien: ¡A LA MIERDA LA CORDURA! Juguemos cada jugada como si fuese, en efecto la última de la temporada. Démoslo todo. Plantémonos ante lo predecible. Es el momento de liarla parda. Es el momento de disolver la certeza como un azucarillo en el café y recordar lo que decía Albert Einstein: “Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: LA VOLUNTAD”.

Estoy seguro de que voluntad no nos va a faltar.

Lo sé, ESTE ES MI EQUIPO.

Anuncios

2 comentarios en “Esperando un milagro

  1. Tío, no escribas estas cosas un Lunes, no ves que motivas mucho y hoy no hay entrenamiento ni partido! Ahora qué hago con toda la energía positiva que me has dado? descargarla contra la pared? Muy grande, si señor! gracias por tu apoyo, yo por mi parte haré todo lo posible para no decepcionarte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s