Canal du Midi (2): Singladura

En Trèbes nos hizo entrega del barco la “miejda” Molina. Pequeña mujercilla francesa de apellido español con una notable animadversión hacia el origen anglosajón de su empresa. Una “miejda” el exotismo del nombre mezclando francés e inglés, una “miejda” la impresora de “miejda” que utilizaba para imprimir las facturas y demás papeleo, en la bolsa de capitán de “miejda” que nos entregó había un kit de “miejda” para parchar las bicis en caso de pinchazo (“ni se les ocurra utilizarlo, si pinchan, llamen ustedes y les repondremos una bicicleta en condiciones inmediatamente”). En fin, una buena “miejda”. 

Pasamos después al mini-curso de pilotaje del “bateau” a cargo del mecánico Pascual, que en un plis-plas nos enseñó grosso modo el manejo del barco. 

_mg_7786Y hala, a navegar. A 300 metros del puerto la esclusa de Trèbes (triple) hace que te pongas las pilas en un periquete. Sufrimos un poco de descoordinación al principio, descoordinación que fue siendo subsanada con el paso de las esclusas y con las horas de navegación a pasos agigantados, y no sin especializarnos en la caricia de pilares de puente con el costado del barco, algo que mis compañeros de tripulación tuvieron a bien bautizar en mi honor con la expresión “hacer un Manuel”, y algún que otro percance sin mayor importancia. 

La navegación por el Canal, una vez que se le coge el tranquillo al barco y se consigue llevarlo recto en lugar de en zig-zag, permite disfrutar de los paisajes que vamos encontrando: los plátanos de sombra que perfilan todo su recorrido, tras de ellos los campos de cultivos y, sobretodo, los viñedos, la torre de alguna iglesia que se dibuja en el horizonte, los puentes por debajo de los que se circula, los puentes-canal (especie de acueductos que sirven para que el curso salve algún arroyo o riachuelo que se cruza en su trazado)… 

Los pueblos en los que fuimos parando son muy pequeños. En algunos incluso no hay panadería, el pan lo vende una furgoneta que se acerca a la plaza principal por las mañanas. 

Los más grandes cuentan con supermercado y algún que otro restaurante. Algunos de estos estaban cerrados, pero dejan intuir que en temporada alta debe de haber bastante movimiento. 

_mg_7768A lo largo de toda la ruta tapizan las orillas barcos que permanecen allí varados en estancias de larga duración. Muchos de ellos bajan desde Centroeuropa para pasar el invierno en un clima más agradecido. 

La fauna se compone mayoritariamente de patos (abundantísimos), alguna que otra oca, cisnes, y lo más exótico: los coipos (especie de rata-castor muy tímida y asustadiza, gondoncha y torpona fuera del agua, lo que le confiere cierta gracia, buena nadadora, de dientes enormes y de vida eminentemente nocturna).

En cuanto a la climatología nuestra semana de navegación se repartió fiity-fifty entre días nublados amagando lluvia, chispeando en ocasiones, con vientos fuertes en determinados instantes y temperaturas no muy altas, y días de calor veraniego (27 grados) en los que eran una gozada tanto la navegación como disfrutar de un paseo en bicicleta, de una cervecita en una terraza, o del atardecer sobre el Canal. 

Punto y aparte es la gente. De una amabilidad y educación exquisitas, absolutamente alejados del tópico del francés arrogante y chauvinista que no da señales de vida por estos lares. Yo, la verdad sea dicha, nunca me he topado en Francia con individuos que respondan a ese tópico, más bien todo lo contrario, aunque siempre puede haber algún toca pelotas (cómo en cualquier otro lado) que intente amargarte el día, pero no en Francia especialmente, al menos, en el sur que es la parte del país que más conozco. _mg_8093

A causa de la previsión del tiempo, decidimos regresar a la base de Trèbes con anterioridad al plan inicial previsto, lo que nos abrió un cierto margen para disfrutar de otras opciones los dos últimos días…

Anuncios

4 comentarios en “Canal du Midi (2): Singladura

  1. Me alegro de que el tiempo haya estado un poco “miejdoso”, porque ya me estaba dando un poco de asquito tanto disfrute. Al menos así la envidia no me corroerá por completo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s