¿Quién gana, cuando nadie gana?

001111
Herodes escuchando soluciones de un asesor para acabar con el problema de los inocentes

Menuda empanada mental. Hasta 5 intentos para tratar de arrancar este injerto pero estoy perdido en la espesura del 2009, sin saber muy bien qué se puede decir. Dan ganas de tomar las de Villadiego, mandarlo todo a freír espárragos y dejar que las aguas bajen por su cauce.

 

El problema es que el cauce se nos llena de cadáveres que hacen que el río se desborde. Día tras día, y contamos hasta 13, para que la Organización de las Naciones Unidas (vaya broma de nombre) consigan una resolución del Consejo de Seguridad (con la abstención de “el amigo americano”) condenando no se sabe muy bien qué y llamando al alto el fuego.

  

Alto el fuego que ninguno de los dos bandos considera vinculante y que no sirve para otra cosa que para llenar de papel mojado miles y miles de líneas a lo largo del ancho mundo.

 

Obviamente debe de considerarse una epidemia porque este blog también se hace eco de que parece ser que por esos lares, hay realmente un problema.

 

Aunque también pudiera ser que, como dijo ese gran filósofo contemporáneo, no se trate más que de un simple “exotismo histórico”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s