Son más los que mueren de desamor

01“Sixtina debió sonarle a un nuevo perfume de Victorio y Lucchino, o a una línea de vaqueros de cintura baja de Miss Sixty o Dolce & Gabbana, que harían sin duda las delicias de Vicky Beckham. Cuando regresó de su viaje a Roma, Roma y otras capitales europeas se habían convertido en un destino absolutamente asequible gracias a las líneas de bajo coste que operaban desde el aeropuerto local, alguien se interesó por la impresión que le había causado la ciudad. Del shopping, las terrazas y el lanzamiento de monedita ineludible a la fontana de Trevi, volvió encantada de la muerte. A la pregunta de qué le había parecido la Capilla Sixtina respondió: “Es…super ancha, ¿no?”

La anécdota anterior, cualquier parecido con la realidad debe ser tomado en cuenta al ciento por ciento, es una mera excusa para agradecer a Alanis, no confundir con la protagonista de la anécdota, su excelente recomendación: “Son más los que mueren de desamor” de Saul Bellow (Contemporánea de Bolsillo). Un libro sobre dos modos radicalmente distintos de enfrentarse a la vida: el de aquellos que actúan sin el corsé de los convencionalismos y el de aquellos en los que prima la apariencia por encima de todo. Sazonado de un humor inteligente, Bellow muestra un retrato descarnado de la sociedad estadounidense a través de la relación entre un tío y un sobrino, en el que la lealtad y la sinceridad se enfrentan a todo un mundo de engaños y artificios en el que a veces el único camino para seguir sintiéndose humano es la huida.

Es un libro lleno de sentencias que le hacen a uno reflexionar. A menda, por ejemplo, esta le ha subyugado:

“El motivo secreto del despistado es ser inocente mientras es culpable.”

Saul Bellow (1915-2005) escritor norteamericano de origen judío-ruso. Nación en Canadá pero vivió desde los 8 años en Estado Unidos. Premio Nobel de Literatura 1976.

Anuncios

Un comentario en “Son más los que mueren de desamor

  1. Bueno, pero… cómo no estar siempre de acuerdo con Vicky Beckham??? Se me antoja tarea imposible, Mr. Paspalletas… igual les ocurrirá a los numerosos lectores de su blog… y si no, deles tiempo a que hagan sus comentarios.
    Seguro que además de ancha, a los que hayan visitado la Sixtina (sixtin… for women… by ck) les habrá sorprendido el techo pintado (taaan alto, por cierto, quién podía imaginarlo así?) aunque igual agún espíritu insensible pueda pensar: tanto pasillo, tanta vuelta… para esto? Pscheee…
    Yo sólo me pregunto… porqué le habrá subyugado tanto esa frase del genial Bellow?
    Cariñosísimamente, Alanis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s