Homo hominis lupus

Aplicamos la amistad con cuentagotas. Si una sonrisa se prolonga demasiado, hacemos lo posible para que la magia se esfume. Desnudarse frente al otro nos hace vulnerables. Por eso nos mostramos huraños y, en ocasiones, atacamos aunque no exista enemigo del que defendernos. El problema es que nadie encuentra respuestas si primero dispara y después pregunta. Porque cuando el humo se disipa, al otro lado no queda ya, más que el vago recuerdo de una sombra que alguna vez nos tendió la mano y se ganó un mordisco.

 

“Lupus est homo homini, non homo, quom qualis sit non novit.” 

(Lobo es el hombre para el hombre, y no hombre, cuando desconoce quién es el otro)     

Anuncios

Un comentario en “Homo hominis lupus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s